CAPITULO VI. COSER Y PLANCHAR